Cambios laborales… ¿Qué buscamos a la hora de dar este gran salto?

0 stars
Registrarse to vote!
Published On abril 20, 2015 » 370 Views» By segurosr » Negocios

Todo cambio pasa

por tres fases: impacto,

elaboración y acción

Para quienes pretenden dar un salto laboral la misión y sentido ético, así como la reputación y proyección de la imagen, representan valores intangibles para quienes tienen pensado realizar un cambio de trabajo.

 

La mayoría de los empleados, en la actualidad, se apoyan en las redes sociales para informarse de las actividades de la compañía, y valoran la presencia de sus actividades en las comunidades virtuales. Más allá de la oferta económica, el ambiente de trabajo y la filosofía organizacional son factores que valoran los profesionales al momento de pensar en un cambio de trabajo o, si es necesario, de mantenerse en él. Por lo general a un profesional le encanta pisar tierra firme, saber por dónde camina, y le gusta andar por territorio conocido y bien iluminado.

 

El resto de las opciones, simplemente corresponden, en cambio, a la necesidad de proyectarse, obtener mejoras económicas o estabilidad financiera entre la vida personal y familiar.

 

Un estudio revela que el 70% de los empleados prefiere estar en un ambiente dinámico e inspirador, que promueva el asumir nuevos retos. Sin embargo, el mismo estudio arrojo que casi la misma cifra afirmó no sentirse satisfecho de esa manera.

 

Los ejecutivos exitosos buscan empresas exitosas, es por ello que a la hora de elegir un empleo mucha gente evalúa cada aspecto de la empresa; y lo mismo sucede a los reclutadores, quienes buscan además de educación, atributos del carácter, y que el candidato tenga competencias o habilidades combinadas con la experiencia del trabajo. Estas características son el ingrediente que hace la receta perfecta del ejecutivo ideal; la gente más apta es el mejor activo de una compañía.

 

Cuando buscamos un cambio es porque deseamos algo.

 

Queremos que algo nuevo entre en nuestra vida; el miedo al cambio es normal, pero es necesario estar conscientes de que el fracaso no existe, muchos filósofos consideran que este es solo una espera hacia el éxito, y que ambos combinados son dos caras de la misma moneda.

 

Todo cambio pasa por tres fases: impacto, elaboración y acción.

 

El impacto se caracteriza por la confusión, el bloqueo y el miedo, sentimientos de pérdida, idealización del pasado, inseguridad, resistencias y conductos de boicot. Hay mucha emocionalidad.

 

La elaboración se trata de racionalización. Aparecen nuevas creencias y nuevas conductas, dudas y aceptación de valores positivos. También hay una autovaloración de las capacidades profesionales y la construcción de una nueva identidad, una planificación.

 

La acción corresponde a la etapa de: sensación. De recuperar el poder personal, que debe estar acompañado de acciones. Estas acciones deben partir de fortalezas y deben ir de una mínima dificultad a una máxima dificultad. Desde lo positivo, la persona tiene más fuerza.

 

En todo caso, y ante cualquier suceso o  ante cualquier cambio, sea o no sea laboral,  tenemos algo que nadie nos puede quitar: la libertad de decidir qué hacer con nuestra vida, sean cuales sean las circunstancias externas o los cambios que experimentemos.

Share this post

Tags

About The Author

Deja un comentario