7 pecados capitales contra la marca personal

0 stars
Registrarse to vote!
Published On abril 20, 2015 » 387 Views» By segurosr » Negocios

Inés Temple, Presidente LHH-DBM Perú

El nombre que tenemos es una marca para toda la vida y es de nuestro especial interés cuidarlo. Debemos lograr que sea de prestigio y que la gente la reconozca. Sin embargo, existen siete pecados contra su marca personal:

1. ARROGANCIA. La arrogancia espanta y ofende. Y ese mirar hacia abajo a los demás o sentirse superior no solo disgusta y hasta maltrata, sino que daña mucho al arrogante, a su imagen y a sus relaciones. Nada justifica la arrogancia: ni el éxito, ni el poder, la fortuna o la buena apariencia. Tampoco un cv impresionante, una carrera llena de ascensos y logros o una formación académica impecable. La arrogancia es imperdonable (y al arrogante además no se le perdona nada) y destruye el carisma.

 

2. COMPLACENCIA. La complacencia desactualiza, atrasa y resta competitividad. El creer que uno “está bien así nomás”, que ya no debe o necesita seguir creciendo o invirtiendo en su perfil, sus habilidades, destrezas y conocimientos destruye una carrera y afecta la marca personal. Peor si no se toman cursos, si se rechaza la tecnología o uno se conforma con un mal inglés. El que cae en complacencia olvida que todos los trabajos son temporales y que uno es el único responsable del éxito y vigencia de su marca.

 

3. FALTA DE ÉTICA. La falta de ética destruye la marca personal irremediablemente. Acaba con la confianza y con toda credibilidad. La gente sin ética hace negocios con conflicto de interés, miente y engaña a todos (olvidando que no se puede engañar a todos todo el tiempo), no tiene palabra ni respeto por los demás. Es desleal con actuales o pasadas organizaciones, compañeros y jefes. Muchos son descarados y actúan sin importarles su credibilidad o su reputación en el largo plazo. Una marca así no tiene remedio.

 

4. MALOS RESULTADOS, POCOS LOGROS. El no generar resultados, producir poco valor o contribuir casi nada al resultado afecta muy negativamente el valor de la marca personal. Como proveedores de servicios que somos, vendemos los resultados de nuestro trabajo —no nuestro tiempo— y dependemos de ellos para la continuidad de nuestra carrera y nuestra marca. Sea por falta de tesón o de intención, el no cumplir con los indicadores de éxito acordados impacta irremediablemente nuestro cv, nuestra marca y reputación profesional.

 

5. DESCUIDO DE LA IMAGEN PERSONAL Tanto en digital como en persona, la imagen personal requiere atención y cuidado. Malos hábitos, adicciones, mal aspecto, falta de ejercicio o higiene así, como el mal uso del lenguaje o la falta de educación o cortesía, impactan muy negativamente la marca… con el riesgo de que esas imágenes negativas queden registradas para siempre en línea, listas para ser vistas por cualquiera, en cualquier momento…

 

6. POCOS CONTACTOS. La falta de interés en los otros o la indiferencia hacia compañeros de trabajo genera aislamiento y una red de confianza pequeña y potencialmente pobre. Quien ignora a sus amigos, descuida el desarrollo de su red de confianza y se arriesga a quedarse con muy pocos “publicistas” de su marca personal para cuando la vida dé las vueltas que siempre da… ya vivirlas sin amigos verdaderos…

 

7. MALA ACTITUD. El negativo, criticón o egoísta que no se preocupa de la satisfacción de otros en el trabajo o descuida dar reconocimiento a su gente — tanto material como emocional— rara vez tiene una buena imagen o reputación. La gente amarga, malgeniada o poco amable no tiene carisma, no genera buena voluntad ni afecto en los demás y siempre cosecha lo que siembra, de modo que afecta su marca y, por ende, su carrera y su empleabilidad.

 

 

Deslealtad, arrogancia, poca credibilidad o mal aspecto son algunos errores capitales que debemos revertir

Inés Temple

 

 

Publicado en Aptitus

 

 

 

Share this post

Tags

About The Author

Deja un comentario